Kinesofobia: ¿Una nueva fobia?

Kinesofobia: ¿Una nueva fobia?

 

       Como toda fobia, la kinesofobia, está dentro de los trastornos ansiosos,  y cuyas características o sintomatologías más comunes son que el paciente permanece por lo menos durante 6 meses con miedo ansiedad o evitación. En este caso al movimiento. Especialista abordó la problemática en la “Tercera Jornada de Dolor Crónico no Oncológico” realizada en la Universidad del Pacífico.

 

 

De acuerdo a la definición de Kori SH en 1990, la kinesofobia es un excesivo, irracional y debilitante miedo al movimiento y actividad como resultado de una sensación de vulnerabilidad ante la posibilidad de lesionarse o volver a lesionarse.

 

Y ¿qué factores se relacionan con la kinesofobia? “El mayor predictor de desarrollo de kinesofobia, son los pensamientos catastróficos. Por eso es importantísimo que como especialistas prevengamos su desarrollo, al constatar este tipo de pensamientos.  Y sabemos que muchos pacientes la desarrollan luego de la cirugía. Y esto es porque hay un evento que va a propiciar que ellos vuelvan a moverse, como son las sesiones de kinesiologías luego de la operación, al estar obligado a moverse”, indicó la psicóloga Sofía Gana en el contexto de las celebraciones del Día Mundial Contra el Dolor, con una actividad organizada por la carrera de Psicología de la Universidad del Pacífico, junto al  Centro del Dolor CHILE  y la Unidad del Dolor Crónico de la Clínica Kennedy Santiago, para abordar los factores psicológicos presentes en patologías médicas como el lumbago o fibromialgia, donde el dolor es un síntoma central.

 

Según autores recientes, agregó, los pensamientos catastróficos no sólo empeoran la intensidad, duración y evolución del dolor, sino que agravan también la respuesta emocional, funcionamiento motor y calidad de vida.

 

La experta comentó que estudios sobre la temática indican, que casi hay una relación de causa efecto entre los pacientes con  pensamientos catastróficos y sin pensamientos de este tipo.  Ejemplo, 85,3%. Versus un 33%, una diferencia abismante”, señaló.

 

Y ¿Cómo se genera este círculo de la catastrofización?, se preguntó. “Tenemos rumiaciones cognitivas, con pensamientos reiterativos del dolor y su pronóstico; la desesperanza y la magnificación de los pensamientos negativos.  Por lo tanto ya tenemos varios factores o temas que trabajar con ese paciente y los expertos en conducta somos nosotros. Y como sabemos que la kinesofobia podemos prevenirla, podemos actuar antes y no tenemos que esperar que el paciente desarrolle la sintomatología. Trabajar así puede implicar que un paciente pueda ser dado de alta al mes, o estar trabajando con él 6 meses porque desarrolló esta patología”, comentó. 

 

Sofía Gana señaló que este tipo de pensamientos catastróficos, son los que además de boicotear  una rápida recuperación del paciente, provocarán que el dolor se haga crónico. “El pensamiento catastrófico hace que siempre se piense que el dolor es gravísimo y que tendrá consecuencias catastróficas. Por lo tanto, como tengo miedo al dolor se genera la evitación del movimiento. Pero lo que en realidad pasa, es que al dejar de mover se genera una ansiedad y síntomas depresivos. Más de un 80 % de los pacientes desarrollan  esta sintomatología, porque el paciente está constantemente pensando en que si me muevo será peor, lo que aumenta el dolor, los pensamientos catastróficos y el dolor se cronifica”, indica la experta.

 

Es por tal motivo que lo más probable – agregó – es que además un paciente con pensamientos catastróficos, junto con desarrollar kinesofobia, desarrolle alguna sintomatología depresiva.

 

Finalizando agregó que la kinesofobia es una fobia bastante nueva, pero que se puede evitar. “Y la invitación es a estudiar más sobre el tema  y a trabajar de una manera biopsicosocial, junto con los kinesiólogos, los médicos, para impedir esta sintomatología. Nuestra tarea es poder mejorar la calidad de vida de estos pacientes. Porque no podemos quitarles el dolor físico, pero si podemos prevenir este tipo de patologías…explorando cuál es la raíz de ese miedo, ya que muchos pacientes desarrollan kinesofobia por el miedo a estar sólo o a la muerte. Por lo tanto hay que limpiar y ver que está pasando, ver cuál es el origen y cómo lo vamos a tratar”, indicó la profesional.

Autor entrada: Liuba

Deja un comentario